Indigestión

¿Cuáles son los síntomas de la indigestión?

La indigestión (dispepsia) es una sensación vaga de malestar en la parte superior del abdomen o del vientre. Frecuentemente se presenta durante o inmediatamente después de comer.1

La dispepsia es común y puede durar mucho tiempo, aunque los signos y síntomas son intermitentes en su mayoría. Estos signos y síntomas se asemejan a los de una úlcera, como dolor o malestar en la parte superior del abdomen, a menudo acompañado de distensión abdominal, eructos y náuseas.2

Síntomas

Los signos y síntomas de la dispepsia funcional pueden incluir los siguientes:2

  • Dolor o ardor en el estómago, hinchazón, eructos excesivos o náuseas después de las comidas.
  • Una sensación temprana de sentirse lleno (saciedad) al comer.
  • Dolor en el estómago que a veces puede no estar relacionado con las comidas o puede aliviarse con las comidas.

La distensión o las náuseas son síntomas menos comunes.1

La indigestión NO es lo mismo que acidez gástrica.1

¿Cuándo consultar al médico?

Busca ayuda médica inmediata si los síntomas incluyen dolor en la mandíbula, dolor torácico, dolor de espalda, sudoración profusa, ansiedad o una sensación de muerte inminente. Estos son síntomas de un posible ataque cardiaco.1

Consulta a tu médico, especialmente si:1

  • Los síntomas de indigestión cambian notoriamente.
  • Los síntomas duran más de unos cuantos días.
  • Se presenta pérdida de peso inexplicable.
  • Se presenta dolor abdominal súbito e intenso.
  • Tiene problemas para tragar.
  • Presenta una coloración amarilla de la piel y de los ojos (ictericia).
  • Se presenta vómito de sangre o sangre en las heces.

¿Se puede controlar?

El médico puede recomendar cambios en el estilo de vida para ayudarte a controlar la dispepsia funcional.

Haz cambios en tu dieta3

La indigestión leve, a menudo, puede aliviarse con cambios en el estilo de vida, por ejemplo:

  • Haz comidas más frecuentes y en cantidades más pequeñas. Mastica los alimentos despacio y bien.
  • Evita los factores desencadenantes. Los alimentos grasosos y muy condimentados o picantes, los alimentos procesados, las gaseosas o refrescos, la cafeína, el alcohol y el tabaquismo son posibles factores desencadenantes de la indigestión.
  • Mantén un peso saludable. El exceso de peso hace presión sobre el abdomen y empuja el estómago hacia arriba, lo que provoca que el ácido vuelva a subir por el esófago.
  • Haz ejercicio en forma regular. Hacer ejercicio te ayuda a evitar el exceso de peso y promueve una mejor digestión.
  • Controla el estrés. Crea un entorno tranquilo a la hora de comer. Practica técnicas de relajación, como respiración profunda, meditación o yoga. Pasa tiempo haciendo actividades que disfrutas. Duerme lo suficiente.
  • Cambia tus medicamentos. Siempre que sea con la aprobación del médico, suspende o reduce los analgésicos (calmantes para el dolor) u otros medicamentos.

Reduce el estrés en tu vida diaria4

Las técnicas de reducción del estrés o la terapia de relajación pueden ayudarte a controlar tus signos y síntomas. Para reducir el estrés, dedica tiempo a hacer cosas que disfrutas, como pasatiempos o deportes.