Indigestión

¿Qué hacer para tratar la indigestión?

Para tratar la indigestión se puede recurrir a cambios en la alimentación, remedios de origen natural y antiácidos. Conoce cómo Pepto-Bismol puede ayudar.

Los síntomas de indigestión pueden incluir sensación de incomodidad abdominal después de comer, o presentar dolor o un efecto de ardor en la parte superior del estómago. La indigestión no es una enfermedad sino un síntoma de otros problemas gastrointestinales, como una úlcera, gastritis o reflujo ácido.

Para una digestión saludable y constante, es necesario contar con una variedad de fibras en el estómago, como arroz integral, frutas, verduras y granos. Sin embargo, hay que tener cuidado de no ir demasiado lejos, demasiada fibra puede causar hinchazón y problemas digestivos.

Hay que tomarse el tiempo necesario para masticar la comida adecuadamente; los alimentos pesados son más difíciles de descomponer y digerir para el estómago. Lo ideal es comer sentado y con tranquilidad.

El tratamiento para la indigestión depende de la causa y puede incluir cambios en el estilo de vida, medicamentos y remedios caseros.

¿Qué medicamentos consumir?

Las medicinas ayudan a aliviar los síntomas de la indigestión persistente. Los antiácidos que venden en las farmacias son los más consumidos. Sin embargo, no es recomendable automedicarse, sino más bien acudir a un especialista para conocer qué fármacos ingerir.

Entre ellos están:

  • Ranitidina.
  • Omeprazol o pantoprazol.
  • Pepto-Bismol.
  • Cimetidina o famotidina.
  • Metoclopramida.

6 asombrosos remedios para la indigestión

Es común escuchar a los abuelos, padres o personas mayores hablar de los medicamentos naturales para la indigestión, y aunque parezcan extraños, realmente funcionan.

  • Jengibre: es famoso por aliviar el malestar estomacal y mejorar la digestión. Se puede tomar una o dos cápsulas de jengibre de 250 miligramos con las comidas, ingerir algunas piezas de jengibre confitado según sea necesario o preparar una taza de té de jengibre.

  • Manzanilla: es un remedio casero ancestral para la indigestión. Calma el estómago y alivia los espasmos en el tracto intestinal. Media cucharadita de tintura de manzanilla hasta tres veces al día o unas tazas de té de manzanilla durante el día serán de ayuda.

  • Menta: el aceite de la planta alivia los espasmos intestinales y ayuda a aliviar las náuseas. Una o dos cápsulas que contengan 0.2 mililitros de aceite por cápsula tres veces al día, entre comidas, o una taza humeante de té de menta ayudarán.

  • Aclaravea: se debe masticar y tragar una cucharada de semillas de alcaravea. Estas semillas contienen aceites que alivian los espasmos en el intestino, alivian las náuseas y ayudan a controlar la flatulencia.

  • Agua tibia: algunas personas afirman que beber una simple taza de agua caliente alivia la indigestión. También dicen que el refresco de lima-limón alivia el malestar estomacal.

  • Vinagre de manzana: se bebe una cucharadita de vinagre de sidra de manzana mezclado con media taza de agua. Esto ayudará a digerir la comida en caso de no tener suficiente ácido en el estómago.

  • Bicarbonato de sodio: hay que mezclar una cucharadita de bicarbonato de sodio en un vaso de agua y beberlo. Si el estómago es demasiado ácido, esta solución neutraliza el ácido del estómago y también ayuda a aliviar los gases dolorosos.

  • Pepto-Bismol: El subsalicilato de bismuto es el ingrediente principal de este medicamento. Este remedio, aunque no es casero, se usa para la acidez estomacal y el reflujo ácido, la indigestión, la diarrea y el malestar o náuseas. Funciona protegiendo el estómago y la parte inferior de su pipa de comida del ácido del estómago. También es un antiácido leve, que ayuda a reducir el exceso de ácido estomacal y alivia las molestias. Pepto-Bismol viene en tabletas y un líquido que usted bebe.

Cambios en el estilo de vida

Hay que evitar acostarse durante al menos dos horas después de una comida o de tomar bebidas ácidas, como refrescos u otras bebidas con cafeína. Esto puede ayudar a evitar que el contenido del estómago regrese al esófago.

Mantener la cabeza elevada durante la noche y usar una o dos almohadas adicionales también puede ayudar a prevenir el reflujo.

Comer comidas más pequeñas y frecuentes cada día en lugar de unas pocas comidas grandes promueve la digestión y puede ayudar a prevenir la acidez estomacal.

Usar ropa holgada alivia la presión sobre el estómago, lo que puede empeorar la acidez estomacal y el reflujo.

Evitar fumar, ya que puede aumentar la producción de ácido estomacal y reducir la función del esfínter esofágico inferior, el músculo que evita que el ácido y otros contenidos estomacales vuelvan a entrar en el esófago.

Reducir el exceso de peso alrededor de la sección media. Esto puede aliviar la presión sobre el estómago.